SERVICIOS SOCIALES PARA TODOS Y TODAS. NO A LOS RECORTES

31 enero 2012

SOBRE MÁSCARAS Y NIÑOS BOBOS.



Estaba yo entretenido leyendo la revista Quore, cuando apareció ante mi la figura de un joven esmirriado ataviado con shorts (es que no me sale ni lo de pantalones cortos fíjate, porque todo él era muy cul, tonto de los güevos, pero cul), camiseta sin mangas, un gorro de lana (estaba en un paseo de playa a pleno sol pero en fin) y una careta dorada. Si señor, una careta dorada que según quedaba reflejado en el concienzudo reportaje (un saludo a los redactores del Quore que me han lanzado al mundo del cotilleo chismoso pero gracioso) era para pasar desapercibido. Bien. Sistematicemos la información recogida hasta ahora.

Uno. Si señor, esporádicamente ojeo la revista Quore. Normalmente, por no decir siempre, en una postura y situación que describirla aquí sería poco decoroso, pero bueno, digamos que en el rincón de lectura somera. Eso siempre y cuando la que me pasa este tipo de material me haga entrega de la misma de forma gratuita, normalmente a la vez que me facilita lectura más profunda (no mucho más cierto es, pero algo si). Y coño, que no va a ser todo política y sufrimiento vital, que uno también necesita despejarse con cosas banales y frívolas. Que nadie vea una contradicción en mis ataques feroces y sistemáticos al mundo del corazón. No voy a defender la mencionada revista pero nada tiene que ver con la mierda rosa. Dicho esto paso a lo siguiente.

El individuo de la máscara dorada no es otro que el tontoelculo mayor que ha parido el planeta en la historia reciente, justo por delante de Napoleón. Y como todos ya habréis deducido hablo de Justin Bieber (no se si se escribe así pero me da igual). Guaaaaaa, ñaaaaaaaa aaaaarggggggg!!! Son los gritos de la defecadas fans que no estando vigiladas por amorosos y responsables progenitores andan entre el grito y la humedad haciendo bajar drásticamente el cociente intelectual de este ya de por si no aventajado país. Que digo yo que menos mal que tengo hijO; y aún así si algún día le da por estas cosas me informaré sobre la emancipación anticipada.

No venga en serio, que el chaval tiene razones de peso para taparse el jeto. La primera es que esa cara de niño de diez años en un cuerpo de niño de once no levanta pasiones entre la gente normal (en las que no están incluidas sus fans, que no las desprecio por tener esa tara, todo lo contrario, como buen cristiano me apiado y preocupo por ellas) y pudiera hacer torcer el gesto a más de uno. Y lo segundo es que cabe la posibilidad que su presencia, su única y pequeñita presencia, haga que más de uno quiera descargar sobre su persona la frustración acumulada de manera violenta (lo cual desapruebo porque la violencia está muy pero que muy mal, golpe en la mano, golpe en la mano, niño malo).

Así que chaval de pelo chungo, di que si, tú sigue paseando con tu carteo dorado, tu gorro de lana y tu cristo tatuado en el gemelo (y que cristo pensara que lo peor que le iba a pasar era morir crucificado tiene guasa…) que total nos haces un favor a todos los que vamos por la vida criticando y criticando (que en España somos casi cuarenta millones creo) y nos quedamos de vez en cuando faltos de inspiración.

2 comentarios:

jairo F.Quindós dijo...

El Justin este lo que es es tolo perdido como dicen en mi tierra, sin duda para pasar desapercibido hay mil razones, lo de la mascara creo que solo le funcionaria en carnaval o en venecia, saludos desde mis mundos turula

abajolasopos dijo...

jajajajajaj... ¡impactante!