SERVICIOS SOCIALES PARA TODOS Y TODAS. NO A LOS RECORTES

02 diciembre 2008

¡¡¡¡MALAYA RESISTE!!!!



Ayer estuve por casualidad en una concentración a favor de la okupación, protestando por el desalojo de un edificio pocas horas antes. Parece ser que el edificio pertenece a alguno de los chorizos encausados por el caso Malaya, edificio que por cierto se encuentra en un estado deplorable, cercano a la ruina, a la espera de que el ansia especuladora le haga pasar a mejor vida, y a sus dueños también.

Entonces llegan los que juzgan a los okupas, gente mayor y otra que no lo es tanto, y dicen que trabajen como todo el mundo, que cada cual es libre de hacer lo que considere con sus propiedades, como si quiere dinamitar el edificio, en fín, argumentos de este tipo. Y estos argumentos, simples como la baba, no hablan de los movimientos de barrio, del desarrollo comunitario, de la labor educativa y social que se llevan a cabo en multitud de centros ocupados. De cafés y comidas a precios asequibles, de comida sana, de creatividad, de conciencia crítica, de decir no al deterioro de los barrios a manos de carroñeros que solo entienden de índices de precios, plusvalías y globalización como mecanismo de enriquecimiento a costa de otros. Por cierto, que esos otros, somos la mayoría.

Y yo digo que me parece estupendo que haya gente que siga dinamizando una utopía que llamamos un mundo mejor, que haya personas que pudiendo vivir cómodamente eligen protestar, la mayoría de las veces con ambiente festivo y buen rollo, contra una sociedad que poco a poco se despeña por una pendiente llamada consumismo, destrucción del medio ambiente, mercantilización de las personas y las cosas. Y por cierto, a aquellos que dicen que cada cual es libre de hacer lo que quiera con sus propiedades, les diré un par de cosas: El gobierno expropia a precios de risa terrenos para hacer carreteras, vías de ferrocarril, centros comerciales y demás obra pública, porque prima el interés común por encima del individual. Así que en estos casos, habida cuenta que el gobierno no lo hace, alguien tendrá que hacerlo. Para terminar solo una cosita: ¿Es legal que yo vaya a la puerta de un comedor para transeúntes y queme delante de sus paupérrimos caretos doscientas toneladas de solomillo (solomillo que es de mi propiedad)? Probablemente es legal. ¿Y ético?

Salud y lucha. “Hoy nos vamos pero mañana volveremos. Malaya resiste”.

1 comentario:

Clementine dijo...

Hasta la "santa constitucion" nos habla de la importancia del bien general. Loq ue ocurre es que ese concepto debio comerselo algun depredador sin que nadie lo advirtiese, y ahora, ni las propias intituciones "construidas a su servicio" saben de que va eso. A veces he pensado en que las criticas a la okupacion responden claramente a una contradiccion insolente. La gente enarbola la bandera de la propiedad aunque vaya en su contra. ¡¡Como habremos aprendido a rezar ese credo tan ciegamente...!!con esta leccion aprendida esta claro que el sistema tiene suficientes apoyos como para no tambalearse. Pero como dices, hay gente que decide complicarse la vida pensando en otros, pensando en tod@s. Y se sfuerza por reclamar y construir espacios donde esos tod@s quepan y cuenten. Y falta nos hace en esta sociedad suicida que algunos pellizquen el culo al orden y el consenso.