SERVICIOS SOCIALES PARA TODOS Y TODAS. NO A LOS RECORTES

11 noviembre 2010

YO QUIERO UN HIJO, NO UN CAMPEÓN.


Ayer pusieron en la tele un programa sobre niños a los cuales sus padres entrenan en alguna disciplina. Fundamentalmente temas deportivos. Y es acojonante como los padres proyectan sobre los hijos sus propias frustraciones, sus miedos y sus ansias de triunfo, espejo de sus propios fracasos. O lo que ellos sientes como fracaso. ¿Cómo se entiende que un criajo de tres años se suba todas las tardes a una moto para dar vueltas a un circuito?, ¿Como se digiere la frase de un mocoso de diez años cuando afirma “es que si no haces esto bien eres una mierda. No vales nada”?

Lo cachondo del asunto es que los padres se justifican bajo el aparente gusto del retoño por dicha disciplina. No ya… Y si le enseño a mi hijo a cazar vagabundos desde su más tierna infancia, se convertirá en un as en la materia, y probablemente con cuatro años te diga que es cojonudo matar a los sin techo, y será capaz de disertar durante un rato sobre esta disciplina. Y yo podría decir “es que a mi niño le gusta”. Pues yo sería un hijoputa y mi hijo lo mismo pero en potencia.

Desarrollar una disciplina, ya sea deportiva, cultural (nótese la diferencia) o de otra índole puede ser saludable para un niño. Se fortalecen valores y se desarrollan herramientas que servirán al infante en el futuro frente a circunstancias de la vida. Pero obligar a ser competitivo de esa manera a tan pronta edad, fomentar la obsesión por una única disciplina, chantajear a costa del sacrificio familiar a un chaval que no levanta dos palmos del suelo, presionar para la victoria, ahondar en el fracaso…todo eso es un error, un factor de riesgo que arrastrará el resto de su vida, una vida “de civil” en la que probablemente fracase en el empeño paterno de querer, no un hijo, sino un campeón.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

En este caso, muy a mi pesar, no estoy nada de acuerdo. Si algun dia soy capaz de engañar a una mujer para que quiera tener un hijo conmigo, tras su primer cumpleaños o reyes, lo que llegue antes, le pondre frente a su cara, un balón de futbol, una raqueta de tenis o un palo de golf, y sera él, de manera voluntaria, quien decidira a que quiere dedicar su vida hasta hacerse millonario y retirarme de trabajar, llamame lo que quieras, lo aceptare!!!!

Fernando

jairo F.Quindós dijo...

Turula que razon llevas, yo aun recuerdo cuando se mosqueaba mi padre al verme en los partidos de baloncesto, pobrecico con lo malo que yo era, pero me dolia verle defraudado, ahora entiendo que si tuviera un hijo algun día le apoyaria en cualquier practica sin pedirle nada es lo mejor la no presion, ya cuando crezca sabra lo que es el estres.
Saludos desde mis mundos.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Muy bien dicho, las frustraciones pueden ser tremendas.

El miércoles te respondió a tu pregunta Lukas.

Susana Inés Nicolini dijo...

Hola Turula, que buena entrada!!!. Si algo se me ha hecho claro a través de mi profesión es que no hay que esperar más de los hijos, de que sean sanos, y enseñarles que serán amados lleguen dónde lleguen. Incentivarlos, no mortificarlos. La superexigencia sólo lleva lastimarlos de uno u otro modo.
Me encantó tu blog, no sé dónde hacerme seguidora (no veo el lugarcito). Te invito a que visites los mios. Será un placer verte por alli.
Un abrazo desde Ciudad de Buenos Aires

Nerea dijo...

Tienes toda la razon en lo que dices. Es genial que los niños realizen actividades que les gusten y aporten cosas, pero de ahi a meterles esa tralla... el niño debe hacer esa actividad o ese deporte porque le gusta, no por otro motivo. Lo demas, ya se vera.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Muy bueno el artículo y los comentarios, especialmente me han gustado los de Anónimo y Susana (los demás también, ¿eh?).

Encuentro un "pero". Cuando era niña no quería ir a clases de nada; si tenía alguna habilidad especial mi madre me sugería ir a clases y yo me negaba y ella respetaba mi libertad. Por una parte me encanta; por otra... quizás me deberían haber anotado a la fuerza y así habría descubierto el placer y no la obligación... Y pedón por personalizar.

¡PON EL CHISMITO DE LOS SEGUIDORES DE UNA VEZ!